Quiero confesarte.

A pesar de las muchas ganas que tengo de decirte que te quiero no lo hago. Cada vez que te hablo me siento peor porque sé lo muy cobarde que soy. Odio cuando te digo que quiero que seas feliz, quiero ser mala y decirte: "no, no quiero que estes bien con otra" pero no puedo decirte eso porque te quiero más que a mi mundo y si vos sos feliz yo soy feliz más allá del llanto que en su momento me provoque.
Quiero ser menos fuerte, largarme a llorar y decirte que te extraño como nunca extrañé a nadie.
Quiero decirte que me duele cada vez que me decís que otra persona tocó tu puerta pero otra vez no puedo porque mi interior quiere escucharte y desearte lo mejor de corazón aunque este se me rompa a pedazos.
Quiero confesarte que mi vida sos vos y que sin vos cada día me siento incompleta pero voy a seguir adelante, quiera o no. Esto me tocó.