Para pensar.

Esta es la historia de dos jóvenes. Ambos en moto se dirigian a un paseo, él maneja muy rápido por lo que le pidió que bajara la velocidad. Él bajaría la velocidad únicamente si ella le decía te amo. Ella le dijo te amo pero al parecer no era suficiente, él pidió un abrazo. Ella entre medio del miedo se lo dió y le pidió de nuevo que bajara la velocidad, él no la bajaba. Ahora él pidió que le sacara el casco para que se lo ponga a ella. Ella se puso el casco esperando que él bajara la velocidad y él seguía sin concederle ese deseo. Al día siguiente se informa en los medios un accidente, al parecer dos jóvenes en moto habían sufrido un choque. Él sabía lo que iba a suceder, sabía que no tenía frenos en la moto entonces le pidió que ella le diga todo lo que quería escuchar, la amaba tanto que lo único quería disfrutarla hasta en sus últimos minutos. Él murió y ella lo lloró.

Esta historia nos sirve para aprender a decir lo que sentimos. ¿Por qué esperar a decir palabras de amor a quién amamos y expresar cariño a quién queremos? No hay tiempo para esperar. Hoy es el día para hacer feliz a quién tanto querés.

Costumbres.

Me había acostumbrado a ser la que para sus ojos pasaba desapercibida.
Me había acostumbrado a dar y no recibir.
Me había acostumbrado a estar conforme con sus actitudes, aun asi cuando me dolían.
Me había acostumbrado a escuchar y no ser escuchada.

Hace dos meses empecé a pensar que lo malo tiene que dejar de ser costumbre y si esas costumbres no facilitan mi forma de vivir tengo que dejarlas atrás, no puedo vivir de tristes costumbres. No es costumbre que no te quieran, que no seas correspondida.
Siempre que tu pasado se aparesca por la derecha, acostumbrarte a doblar a la izquierda... ¿para qué toparte con una realidad que en su momento te hizo sentirte menos?. Que no te quiera él, no te hace menos. Vos te haces menos si no te das la oportunidad a querer a otro y de buscar que te quieran de igual forma.
Vos elegís dónde doblar, tomáte tiempo para pensar en las malas costumbres que te hacen elegir doblar en dirección contraria. No te acostumbres a un "te quiero", busca el "te amo".

No me perdono.

Creo que después de tantas idas y vueltas de pensamiento puedo decir desde el fondo de mi corazón que no me perdono haberlo perdido. Siempre tuve todo en el momento que quería, lloraba y lo conseguía pero esto que era lo que más deseaba no lo pude conseguir.
Cierro los ojos para olvidar una realidad existente y no tengo el poder de traerlo conmigo entonces me doy cuenta que lo perdí. Después pienso y digo.. "¡Nunca lo tuviste! asi que no perdiste nada" pero si, perdí la oportunidad de decirle al oido cuanto lo quise, cuando lo sufrí y cuánto me hizo feliz con la mínima expresión de cariño. Jamás me importó si me quería poco o mucho, solo hablarle y ver una buena respuesta de su parte me sacaba una sonrisa.. ¡Pobre ilusa!, rescato que mientras duró fui feliz con poco.
Yo que siempre conseguía todo, lo perdí. Gracias vida por enseñarme que las cosas que uno más quiere son las que más nos cuesta conseguir y que si no las conseguimos sin dudas nos dejan una marca en el corazón para siempre.

Sorda, Ciega y Muda.

Sorda, ciega y muda: tres caracteristicas mías. Sabés que mi ingenuo corazón siempre quiso sentirse querido aunque mi cabeza decía: "no todo es lo que parece y lo que querés que parezca tampoco lo es" y... era cierto! Nada era como me parecía, fui sorda casi sin retorno porque no quería escuchar a la cruda realidad que mi cabeza gritaba y que seguramente me iba a sacar una lágrima. Quería esquivarle a la verdad y estuve equivocada. No solo estuve sorda sino que también me acompaño una profunda ceguera, maldita ceguera que me hizo llorar años y años y nadie lo percibió, sobre todo él: el ciego voluntario crónico. Ahora veo que sus reiteradas acciones me demostraban su poco interés y no solo eso sino también su cobardía de decirme de frente que no le interesaba y que su vida hermosa estaba lejos, lejos de todo y de todos los del pasado. Hey! vos.. ¿Hacía falta que te hicieras el lindo y copado para que yo me enamorara más? Yo, ciega de amor veía que no significaba ni el tercio de lo que vos para mí. Leía las escusas y las dudas de palabras con final triste. Ahora sigo igual solo que asumí mi tres grandes problemas: soy sorda, ciega y... muda, demasiado muda que tengo tanta rabia por dentro que si alguna vez lo viera no se si lo abrazaría o le diría todo lo que sentí y todo lo que siento. Ojalá pueda controlarme y ser más racional porque ser pasional no me llevó a ningun lado, al contrario sigo acá siendo una persona involuntaria de mis actos y enamorada de las miradas más subjetivas y conmovedoras.